Statement at Tom Lantos Human Rights Commission. United States Congress. October 5th, 2017.

In 10 years of the “Security Strategy”, supported by the Merida Initiative more than 200 thousand people have been murdered and at least 33,482 persons have been disappeared. The “Security Strategy” has failed in Mexico mainly because of impunity and corruption. Moreover, impunity and corruption have fueled the human rights crisis and the dismantling of our justice institutions. We encourage the US Congress to endorse and support the 14 recommendations to Mexico of the UN High Commissioner for Human Rights, which starts with the creation of an Advisory Council of renowned, independent, international experts, to diagnose and identify the avenues to end with impunity and corruption in Mexico.

Anuncios

La trivialización del drama de la desaparición en México

El problema de trivializar la dimensión de la desaparición en México es por un lado que sin un diagnóstico claro, no se podrá diseñar las herramientas para erradicarlo y para atender sus consecuencias en términos de verdad, justicia y reparación; pero el principal temor es que por intentar procurar una mejor percepción del país ante la opinión pública, particularmente al exterior, la política de trivialización lleve al ocultamiento, simplemente no buscando a los desaparecidos.

Tenemos una crisis de democracia

Tenemos una crisis de derechos humanos pero si hemos de ser precisos en el diagnóstico y certeros en el remedio, lo que tenemos es una crisis de democracia que nos ha llevado al hartazgo y que nos está cobrando la factura con graves violaciones a los derechos humanos. Cualquier solución para los derechos humanos en el México contemporáneo, deberá pasar por la lucha por la democracia y por la libertad en todo espacio que podamos llenar.

¿Actúan las fuerzas armadas como verdugo? Delitos internacionales en la guerra contra el narcotráfico de Calderón.

Lo que se evidencia en los casos de Arturo Beltrán Leyva e Ignacio Coronel, es que el Ejército y la Marina, al portar y utilizar balas expansivas, actúan como verdugos, violando los principios básicos sobre el empleo de la fuerza y armas de fuego, y más aún, incurriendo en delitos de guerra condenados por el derecho internacional humanitario.